Boletín de Opinión : "Pensando en Voz Alta"

  Archivos
Ene 10 [3]
Ago 09 [2]
Jun 09 [3]
Mayo 09 [7]
Abr 09 [2]
Mar 09 [3]
Feb 09 [4]
Ene 09 [2]
Dic 08 [4]
Nov 08 [1]
Oct 08 [1]
Ago 08 [4]
Mayo 08 [1]
Abr 08 [3]
Feb 08 [3]
Ene 08 [2]
Dic 07 [3]
Nov 07 [5]
Oct 07 [2]
Sep 07 [10]
Ago 07 [4]
Jul 07 [2]
Jun 07 [5]
Mayo 07 [3]
Abr 07 [10]
Mar 07 [22]
Feb 07 [10]
Ene 07 [14]
Dic 06 [6]
Nov 06 [15]
Oct 06 [11]
Sep 06 [11]
Ago 06 [21]
Jul 06 [7]
Jun 06 [3]
Mayo 06 [1]
Abr 06 [1]
Mar 06 [3]
Dic 05 [5]
Oct 05 [12]
Sep 05 [1]


Sindicación
Artículos
Comentarios


Enlaces
eGrupos
La otra voz
Unidos por la Información
ZoomBlog

 
Inicio | Mi Perfil | Enviar artículo | Suscríbete al blog
Octubre del 2005

 

El Garrahan sigue de pie

Enlace permanente 8 de Octubre, 2005, 20:52

A pesar de la intransigencia del gobierno y la traición de Micheli

Los trabajadores del Garrahan volvieron a parar por 24hs. el viernes 23/9, porque durante las dos semanas de "tregua", el gobierno no los llamó a negociar, quedando en claro, que las acusaciones de "intransigentes" que recibieron de distintos funcionarios, son puras mentiras. El tema de fondo, es que no quieren darle el aumento que reclaman porque temen que otros estatales se contagien.

Por otro lado, las declaraciones de Ginés García acerca de que el conflicto del Garrahan estaba terminado, no son más que una expresión de deseo del propio ministro.

Asimismo, haber estado dos semanas sin parar no significó abandonar la lucha, porque salieron con todo a ganar la calle. Hicieron actividades de agitación pública, participaron en las marchas, llevaron la solidaridad activa a otros trabajadores en lucha como Crónica y también fueron a buscar a distintos lugares aportes para el fondo de huelga.

Todas estas actividades fortalecieron a los compañeros, especialmente la Marcha Federal del viernes 16, donde participaron más de trescientos compañeros del hospital.

Estos hechos prueban que fue un error no haber salido desde el comienzo del conflicto, como lo había planteado el MAS en las reuniones del comité de apoyo, posición que se discutió, también, en la junta interna y en las asambleas del hospital, contra la posición de quienes decían que no había que sacar el conflicto hacia afuera "porque los compañeros no quieren salir del hospital". La realidad demostró que estaban equivocados.

Y esta no es una discusión táctica, porque para ganar el apoyo de la opinión pública y romper el aislamiento que el gobierno implementó se debía responder políticamente y esto solo se logra confluyendo con otros sectores en lucha como es el caso de los profesores y estudiantes universitarios, los trabajadores de Crónica o los movimientos de trabajadores desocupados, planteando un pliego común de reclamos.

Porque nada podemos esperar de Micheli, que ya ha dado sobradas muestras de que no está dispuesto a pelear contra Kirchner, por eso no impulsa ni unifica las luchas de distintos sectores estatales que reclaman un aumento real de salarios, por el contrario, las mantiene aisladas para que al final arreglen separadamente por migajas.

Esta es la explicación por la que ATE se niega a apoyar el conflicto del Garrahan. Lo cual, quedó bien claro en el último plenario de delegados de Capital. Allí, los verdes votaron en contra de las propuestas que los compañeros del Garrahan habían llevado: que ATE aporte al fondo de huelga una parte de la cuota sindical que le descuentan todos los meses a sus afiliados, que el Garrahan encabezara la marcha federal de la salud y hablara en el acto, que en la convocatoria no hubiera consignas a favor del triunfo del Garrahan, y tambien, se negaron a participar de la movilización unitaria del 16/9 ¡Un verdadero escándalo!

Por eso, la participación en la marcha del viernes 23/9 tiene que servir para denunciar a Micheli, diciendo con claridad, que los dirigentes son los responsables de mantener los conflictos aislados. Hay que hacer hincapié en la denuncia y no en la exigencia "de plan de lucha nacional" porque se corre el riesgo de confundir a los compañeros (que desconfían de la burocracia) sembrando expectativas en que estos dirigentes pueden llegar a romper con el gobierno y ponerse del lado de los trabajadores (cosa que en este momento es imposible).

Hoy, mas que nunca, hay que llamar a las bases estatales a tomar en sus manos la pelea, uniendo por abajo lo que los dirigentes desunen por arriba.

En este sentido, es positivo empezar a organizar a la oposición de ATE alrededor del Garrahan (en el camino de ampliar la convocatoria a los trabajadores de la salud, sean del gremio que sean) para unificar y extender la pelea por los $1800 de básico, y comenzar a construir una alternativa a la burocracia sindical. Y es cualitativo que sean los compañeros de la junta interna del Garrahan, por la ubicación que tienen, los que convoquen y se pongan a la cabeza de este desafío.

 

Estatales del MAS

~ Comentar | Referencias (0)


 

ATDEMIS: una experiencia de lucha y organización antiburocrática

Enlace permanente 8 de Octubre, 2005, 20:47

Hablan sus dirigentes 

 

Unas horas antes de la asamblea constitutiva de ATDEMIS estuvimos charlando con Claudia De Berazategui (delegada del Hospital de Pediatría) y Pancho Castro (delegado del Hospital de Niños), quienes impulsaron junto a otros compañeros la creación de esta nueva organización de los trabajadores de la salud.

 

SoB: Cuenten cómo se fue llegando a esta nueva organización.

Claudia: Sobre todo en asambleas, en los hospitales que conforman el polo sanitario, sobretodo en el Hospital de Niños. Y en la Maternidad provincial que está bastante cercana al polo sanitario, que es donde se había generado todo un grupo de activistas que hacía asambleas en el marco de un plan de luchas que había largado el sindicato pero que iban haciendo acciones que no tenían nada que ver con lo que venía votando el sindicato. Y se iba tratando de coordinar. Se produce el 24 de junio. El sindicato llama a una marcha de cuerpos orgánicos y los trabajadores de los hospitales deciden participar y convocarse todos los hospitales juntos en esa marcha, como para poder hacer una acción conjunta de todos los hospitales. Esa marcha tiene la característica de que como había sido discutida por los compañeros de hospitales, sale masivamente. Se concentran en la puerta del sindicato. Como el sindicato, como siempre, trata de hacer todas las argucias posibles para ver cómo controlaba y dirigía, los hospitales salen primero.

Una vez que los hospitales arrancan con la marcha, la burocracia larga toda la patota que aplasta, se mete en el medio de los compañeros, tiran los aparatos de sonido y todo lo demás y se ponen al frente. Se mantiene la unidad de los hospitales y éstos, como habían votado, se quedan en el Teatro San Martín, marchando más o menos a media cuadra de lo que marcha la burocracia más adelante. Y la burocracia va hasta la Casa de Gobierno. Eso, que para ellos fue lo que ellos llaman "el quiebre de la movilización", en realidad, demostró ante los ojos de todo el mundo y, sobre todo, al gobierno que la burocracia no dirigía el conflicto, sobre todo en hospitales. Incluso ahí larga el Gobierno una propuesta de aumento, que es rechazada. En tanto, se había organizado para el martes siguiente (esta marcha fue un viernes) un locro en la puerta del Hospital de Niños, en el polo sanitario. A ese locro van unos 1.500, 2.000 compañeros. Se hace una asamblea previa, donde se rechaza el aumento. Y después el 30 de junio el Gobierno vuelve a mejorar la oferta y el sindicato larga amenazas de que va a sancionar a los trabajadores y acepta la propuesta.

Al día siguiente, en el polo sanitario, donde está la confluencia del Hospital de Niños, el Rawson y el San Roque, vuelve a haber una asamblea también de unos 1.500 compañeros, donde se plantea no aceptar por insuficiente, en el medio de ver cómo se van concretando. Había habido varios intentos en este locro, en asambleas previas, que habían venido del polo sanitario, de poder concretar una Interhospitalaria o algún tipo de organización que fuera pura de hospitales. Todos los hospitales traíamos mandato desde las reparticiones, de hacer una coordinadora o una interhospitalaria o algún tipo de organización que tuviera que ver con los hospitales. Nadie estaba en contra de hacer la unidad con otros sectores que no fueran hospitales. Pero que nos lo debíamos porque históricamente siempre había sido la coordinación entre los hospitales lo que siempre había soportado sobre las espaldas, en general, todos los planes de lucha. Entonces, eso era lo que traíamos como mandato.

Pancho: El problema fue que la mejora que hizo el gobierno fue buena. Era alrededor de 550 ó 600 pesos, incluso para médicos y 500 pesos para enfermeras. Y nosotros, 300 y pico, 380. Y al resto de la administración central, 250. Todos somos del SEP, pero por primera vez habíamos conseguido los hospitales una mejora diferenciada del resto. Esto, aparentemente, no es unidad. Pero nosotros, por eso se plantea lo del sindicato, estamos metidos en el SEP y el SEP representa a 40.000 trabajadores. 40.000 trabajadores de los cuales 12.000 somos de salud y todo el resto son reparticiones sueltas, compañeros porteros de escuelas diseminados casi como los docentes por toda la provincia, y después son como 4 ó 5 ministerios que tiene el Sindicato de Empleados Públicos.

Y se llega a la situación casi ridícula de que un cirujano gane 700 pesos y un compañero del Ministerio de Obras Públicas o un dactilógrafo 800 en otra repartición. Porque aparte esos otros ministerios tienen convenios entre ellos, sectoriales, que no se dan a publicidad. Y eso no aparece en el sindicato como salario. Cuando hacemos un plan lo hacemos en general, para que todos tengamos un piso, pero a partir de ahí cada ministerio salta tratando de rapiñar un peso más. Toda esta situación ha ido un poco erosionando la cuestión y planteándonos nosotros el momento de unirnos. Porque en todos los planes de lucha se daba esta situación que les estaba diciendo y que el sector más fuerte y más combativo eran los hospitales. Porque no tienen ningún convenio especial, como tienen los otros. Así que se vieron obligados a salir. Esta vuelta salimos por las nuestras, conseguimos eso y eso reafirmó la necesidad de que tratáramos de cristalizar todo eso que hicimos en una organización. Porque siempre tenemos esa capacidad de movilizar pero no de mantenernos en el tiempo. Entonces, ¿cómo nos mantenemos? A través de una organización.

Esto chocó o choca con algunos activistas de las reparticiones de la administración central. Fundamentalmente 2 ó 3 delegados que son del MST, de PO y otros 2 que no sé de qué partido son. Ellos planteaban una Multisectorial. Esa multisectorial en realidad se dio en el Hospital de Niños. Habremos sido 100, un poco menos. Pero esa multisectorial, en primer lugar, no refleja a los que están luchando, porque vienen de cualquier lado. Y entonces diluimos todo en votaciones que nadie está dispuesto a llevarlas adelante. O mejor dicho, que los únicos que están dispuestos a llevarlas adelante son los hospitales. Por otro lado, no es que nos oponíamos a la unidad, pero sí que queríamos primero ordenarnos nosotros. Primero, tratar de organizarnos nosotros. Por eso es que nosotros decíamos que queríamos una interhospitalaria o algo parecido. Ahí largamos la necesidad del sindicato. Decíamos Sindicato de Trabajadores dependiente del Ministerio de Salud. Después lo cambiamos por Asociación. ¿Por qué? Porque los compañeros, masivamente, no quieren saber nada con la palabra sindicato, aunque asociación signifique lo mismo.

De por medio estaba la sanción a compañeros delegados de hospitales que la burocracia acusó de haber roto la movilización. De todas maneras, de esos compañeros, 3 fueron sancionados por 30 días de suspensión, a otros 3 se los expulsó y a otros 3 se les aceptó la renuncia. Esos, ex burócrata uno de ellos, se pasaron a ATE y llaman a irse a ATE. Nosotros estamos construyendo esta nueva asociación y uno, el Chipi, del PRS, está a favor de continuar en el SEP para recuperarlo. Esa es la situación. Aparte hay otro burócrata que está queriendo construir otro sindicato. O sea, que hay varias organizaciones disputándose a los compañeros. Nosotros empezamos a hacer reuniones semanales a ver si nos largábamos con esto. Puede ser una pegada como puede ser un salto al vacío también. Eso nos llevó más de un mes, como cuatro reuniones más o menos. Porque no estaban muy de acuerdo algunos compañeros. Pero al final, los que estuvimos de acuerdo dijimos: "entremos a hacer los tramiteríos legales y chau". Bueno, y en eso estamos. Fuimos al ministerio y empezamos a afiliar. Nos exigen trescientas afiliaciones para darnos la personería jurídica y ya tenemos quinientas. Un estatuto que ya lo tenemos hecho. Hoy lo vamos a discutir para ver si lo podemos aprobar. Y vamos a elegir una Comisión Directiva Provisoria que va a durar un año. Va a tener como función seguir construyendo la organización y luego, convocar a elecciones.

 

SoB: ¿Cómo hicieron el estatuto?

Castro: tomamos como modelo el estatuto de ADIUC (docentes universitarios). Lo reformamos y le pusimos puntos que nosotros considerábamos que eran fundamentales. Como por ejemplo, en el caso de los dirigentes que son revocables. La asamblea puede sacar a toda la comisión Directiva, no solo al secretario general. Los mandatos son de dos años y se puede reelegir una vez y nada más. Los cargos son todos ad honorem y todo el mundo labura. La cuota sindical es el equivalente a una hora de trabajo. Para tener un parámetro. Porque si no decimos tres pesos, después seis, después ocho, después diez, después veinte. Y esa cuota no la puede ir modificando la asamblea general. Lo único que puede modificar la cuota es un plebiscito. Tomando también el plebiscito como un mecanismo para cambiar determinados puntos del estatuto, como ver a que federación nos adherimos.

 

SoB: ¿Por qué lo del plebiscito para cambiar las cuotas?

Pancho: Porque para lanzar un paro o aceptar un acuerdo lo debe hacer una asamblea. El plebiscito es muy engorroso. Ahora, de última, la pregunta debería ser ¿Porqué la asamblea, que es soberana, no puede resolver si aumentar o no la cuota? Bueno, no lo puede hacer por que, generalmente en varios sindicatos te ponen que la cuota son dos pesos, tres pesos. Y después se faculta a la Comisón Directiva para que, llamando a una asamblea general, esta pueda decidir. Y entonces te llaman a una asamblea general en un momento en que los compañeros están desmovilizados, entre gallos y medianoche, y te modifican el estatuto. Entonces, para que eso no ocurra, es que ponemos en el estatuto de que la cuota solamente puede ser modificada por un plebiscito.

 

SoB: ¿Y los puntos más generales?

Claudia: Nosotros, en este plan de lucha, teníamos como hospitales ciertos puntos de reivindicaciones. Nosotros conseguimos un aumento importante, logramos romperle el techo salarial que tenia previsto, incluso, la burocracia con el gobierno. Pero en realidad, logramos muy poco aumento en el básico. Por lo cual de ahí te hacen todas las retenciones para los jubilados donde te hacen la bonificación. Entonces casi tiene el mismo sueldo alguien que recién ingresa como quien tiene veinte años de servicios, porque los básicos son ínfimos. Entonces el pase de todo lo negro al básico sigue siendo una reivindicación. Y la reivindicación más importante es que se termine con la flexibilización laboral y la precarización, y el pase a planta permanente de todos los contratados, suplentes e interinos. Porque ya el porcentaje de estos compañeros debe ser de un 70% de la planta. Y otro de los puntos fundamentales que tratamos de poner dentro del Estatuto es discutir las políticas sanitarias, que para eso sirve también tener una organización que sea de los trabajadores de la salud de la provincia. El poder pelear por un aumento presupuestario y contra los problemas de la política sanitaria. Porque nosotros somos todos trabajadores de la salud. Para poder hacer el debate de lo que significa la salud y de la salud como derecho.

~ Comentar | Referencias (0)


 

Asociación de Trabajadores Dependientes del Ministerio de Salud de Córdoba

Enlace permanente 8 de Octubre, 2005, 20:43

Se fundó ATDEMIS

 

La extensión de los conflictos salariales confirma la entrada de los trabajadores ocupados en la escena política nacional. La lucha salarial posibilita, a su vez, en gran medida, que la vanguardia de los que luchan amplíe el horizonte de la recomposición del movimiento de los trabajadores. Es el caso de los compañeros de la Salud de Córdoba

 

La reivindicación salarial motoriza otras reivindicaciones como la lucha contra la precarización laboral y la superexplotación de los distintos sectores de asalariados. Pero este proceso no sólo fortalece las reivindicaciones específicas de cada sector si no que, al ser una lucha contra la política del gobierno de Kirchner y la burocracia sindical, en todas sus variantes, plantea la posibilidad de nuevas formas de organización independientes de los famosos "cuerpos orgánicos" con los que la burocracia sindical peronista enchalecó por años a los trabajadores.

El sector de los trabajadores de la salud es uno de los sectores que más viene luchando. La pelea que vienen dando los compañeros del Hospital Garrahan contra el techo salarial que quiere imponer el gobierno, sobre todo en los sectores estatales, es una referencia fundamental de este proceso. También surgieron experiencias de trabajadores autoconvocados en diversos hospitales. En este sentido, Misiones, Neuquén y Córdoba también han sumado su cuota de lucha en este sector.

En Córdoba precisamente, como producto de la movilización por aumento salarial y la bronca contra la burocracia enquistada en el SEP, donde Pihen es su cabeza principal, se está desarrollando una nueva experiencia de lucha, que ha dado un paso importantísimo al constituir las bases de una nueva organización.

 

Hacia una nueva organización en el gremio de la salud en Córdoba

 

El viernes 16 de este mes, en la Casa del Trabajador de la ciudad de Córdoba se realizó la asamblea constitutiva de la Asociación de Trabajadores Dependientes del Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba (ATDEMIS) La asamblea estaba citada a las 19 horas. Los compañeros fueron llegando lentamente; eran trabajadores del Polo Sanitario. Del Hospital de Niños, de la Maternidad, del hospital de Pediatría y otros. También llegaron dos compañeros del Hospital de Villa Dolores, que trajeron la buena noticia de que ya llevaban afiliados a más de la mitad de los compañeros del hospital.

Cuando faltaba un cuarto de hora para las veinte dio comienzo la asamblea con más de sesenta compañeros, lo que obligó a ocupar también la sala contigua ya que la que original quedaba chica.

Los compañeros entonces, eligieron a quienes tendrían a su cargo la conducción de la asamblea. Tres compañeros tuvieron a su cargo esta tarea. Abrió entonces la reunión el compañero Pancho Castro, delegado del Hospital de Niños. Luego de una breve referencia al proceso de cómo se llegó a esta nueva instancia, propuso el temario a discutir: la consideración del proyecto de Estatuto de la nueva organización y la elección de la Comisión Directiva.

La discusión sobre el proyecto de estatuto, lejos de convertirse en declamaciones formales, recogió inquietudes y planteos de los compañeros que tocaban puntos profundos en la conformación de esta nueva experiencia. La discusión firme y fraternal de los problemas expresaba que la tensión y la decisión demostrada por los compañeros en la pelea salarial tenía su continuidad en el debate. Así se discutió, por ejemplo, qué parámetro se tomaba para fijar el monto de la cuota sindical. Se estableció que sea el equivalente a una hora de trabajo con el sueldo básico, lo que promedia unos tres o cuatro pesos mensuales.

El carácter revocable de los cargos dirigentes fue otro de los principios que se votó. Es decir que la asamblea general pueda echar a cualquier dirigente si así lo considera necesario, sin esperar a que se cumpla la totalidad de su mandato. Con respecto al período de duración del mandato de los dirigentes, generalmente los estatutos gremiales establecen cuatro años de duración y la posibilidad de reelección de por vida. Esto es, entre otras cosas, lo que permite que los Moyano, Cavalieri, Pihen y otros se atornillen a los sillones de los sindicatos. La propuesta de la mesa fue de dos años de duración y posibilidad de reelección por una vez. Se discutió, a propuesta de un compañero, si la reelección no debía ser alternada. Es decir que no fuera de dos períodos seguidos. Finalmente se resolvió por mayoría que la duración fuera de dos años y la reelección una vez y podía ser sucesiva.

Una compañera del Hospital de Niños planteó la necesidad de que el sindicato se definiera independiente del Estado.

Otro de los puntos que se tocaron fue sobre el Cuerpo de Delegados. En el SEP, Pihen tiene a sus delegados como meros consultores. Los reúne, les pregunta cómo andan los lugares de trabajo y después se arroga el derecho de hacer lo que mejor le parezca. Con este antecedente, se resolvió que el cuerpo de delegados en ATDEMIS debía ser ejecutivo.

Sin dudas, estos puntos requieren una discusión más a fondo y así lo dejaron establecido los compañeros antes de pasar a votar el Estatuto, que se aprobó a mano alzada por unanimidad. En el segundo punto, se estableció que la Comisión Directiva tendría carácter provisorio y un mandato por un año, y que se conformaría de doce secretarías y ocho vocalías. Para su elección se tuvo en cuenta, entre otras cosas, la participación activa en la lucha de los distintos hospitales y compañeros. Luego de un intercambio de nombres propuestos por la mesa y por los compañeros asistentes a la asamblea, se hizo la votación, compañero por compañero, también a mano alzada, dejando constituida la Comisión Directiva de ATDEMIS. Un aplauso cerrado selló el fin de la asamblea en medio de la alegría y la certeza de los compañeros de que se había dado un primer paso y ahora había que consolidarlo.

 

Algunas consideraciones

 

Tal como lo expresara Pancho Castro en la apertura de la asamblea, esta primera etapa debemos identificarla como una asociación de activistas del sector de salud. ATDEMIS se ha puesto en pie, lo cual significa un paso adelante que ha dado la vanguardia de los trabajadores de la salud en Córdoba. En su inicio confluye un sector de compañeros que vienen de experiencias políticas y sindicales de izquierda y un sector, mayoritario, de nuevos activistas surgidos en la lucha que dieron los trabajadores del Polo Sanitario. Podemos decir que comienzan a conformar una corriente de luchadores que, en el marco más general de la vanguardia de trabajadores ocupados, busca ganar un espacio. La lucha que le dio surgimiento no ha sido una pelea meramente reivindicativa. Las luchas salariales en el sector de la salud y la educación, fundamentalmente, han tenido también un carácter político al enfrentar la política del gobierno de Kirchner. En Córdoba se suma la pelea contra De la Sota y la nefasta burocracia de Pihen. Por eso, además de luchar por su reconocimiento jurídico y gremial, tendrá que delinear su perfil político-sindical.

Como toda organización de trabajadores en sus primeros pasos, ATDEMIS deberá fortalecer sus músculos, tensar sus fuerzas y aclarar su cabeza. Las resoluciones y los principios votados en la asamblea del viernes 16 son una buena base pero ahora deberán probarse en la confrontación, que tiene su primer escenario entre la propia base trabajadora de los hospitales. Una base atravesada por las necesidades económicas que motorizan las fuerzas para la lucha y también por las expectativas e ilusiones que el gobierno, los políticos patronales y la burocracia fogonean diariamente.

El reconocimiento jurídico y gremial significa imponerle a Kirchner, De la Sota y los Pihen un nuevo frente de lucha. La consolidación de ATDEMIS como herramienta permanente de lucha no puede ser tomada sólo como una lucha sectorial. Debe trascender los hospitales y extenderse hacia el conjunto de los trabajadores que están peleando. Concebida en el Polo Sanitario de Córdoba, ATDEMIS deberá enfrentarse a la disyuntiva de quedar circunscripta a una expresión provincial o por el contrario, con sus particularidades, comenzar a ser un referente en la vanguardia a escala nacional. Es en este sentido que deberá apelar a la solidaridad efectiva de los otros sectores, fortaleciendo a la vez el proceso de recomposición de los trabajadores.

Apoyamos esta experiencia y queremos plantearles fraternalmente a los compañeros que junto a los pasos técnicos y legales necesarios hay que encarar la elaboración de un perfil clasista. Es decir, tomar una posición de clase frente a los problemas políticos que hoy se infieren de la creciente dependencia de nuestro país, el saqueo diario de las multinacionales, la superexplotación de los trabajadores, la democracia para los ricos y el ataque a los trabajadores que quieren profundizar Kirchner, De la Sota y compañía junto a la burocracia sindical.

La marcha del 16 que volvió a ocupar la Plaza de Mayo, la masiva movilización de docentes universitarios y estudiantes en Córdoba y los conflictos tanto en el sector estatal como privado son el marco en que esta nueva organización comienza a andar. Desde el MAS llamamos a apoyar esta nueva experiencia de los trabajadores de Córdoba. Una experiencia que lejos de ser un sello superestructural es el producto de las condiciones políticas y sindicales que recrea la actual coyuntura en el sector de los trabajadores de salud en la provincia de Córdoba.

 

Oscar Alba

~ Comentar | Referencias (0)


 

Comunicado de En Clave Roja

Enlace permanente 6 de Octubre, 2005, 21:23

Todos/as a la Interfacultades en el Htal. Garrahan

¡APOYEMOS EL PARO DOCENTE!

La disputa por los votos entre Chiche y Cristina intenta "opacar"una realidad que es cada día más acuciante. Sucede que, al mejor estilo menemista, mientras los grandes empresarios y capitalistas obtienen suculentas ganancias con porcentajes obscenos, los salarios de los trabajadores están por debajo de la canasta familiar y siguen sufriendo una explotación brutal. El mismo gobierno de K que le paga miles de pesos al FMI se prepara para recibir al asesino de Bush en Mar del Plata mediante un mega operativo, financiado con el desempleo, la miseria y la pobreza de los trabajadores.

En este marco los docentes no dan tregua y vuelven a parar esta semana dando continuidad al paro iniciado a principio del cuatrimestre, que mediante la masiva participación estudiantil en todo el país con marchas de miles, tomas de facultades y asambleas, marcamos el camino de la lucha contra los planes a este gobierno del superávit record y los salarios de hambre .

La respuesta del gobierno ha sido un miserable porcentaje de aumento para los docentes, dejando insatisfechas las demandas elementales de $800 para el cargo testigo, la renta para los miles de Ad Honorem y el % 85 móvil para la jubilación.

Fue mediante asambleas por facultad y poniendo en pie una gran Interfacultades que pudimos coordinarnos y profundizar la lucha. Por eso debemos reivindicar esta importante conquista organizativa del movimiento estudiantil. El día viernes 7 realizaremos la próxima Interfacultades en la puerta del Hospital Garrahan redoblando nuestro apoyo y solidaridad a este conflicto testigo que ya es un ejemplo de lucha. ¡Por un salario de $1800 igual a la canasta familiar! ¡Si gana el Garrahan ganamos todos!

Debemos retomar las lecciones que dejó esta primera etapa y redoblar la lucha, apoyar con todo el paro docente y retomar el camino de unidad con el Garrahan, los trabajadores y desocupados en lucha como lo demostramos en la Marcha Federal. Solo así podremos derrotar la LES y la LFE del gobierno y las empresas, peleando por una universidad al servicio de los trabajadores y el pueblo.

Próx. Asamblea Interfacultades

Viernes 7/10 – 19.00 hs – Htal Garrahan (Combate de los Pozos y Brasil)

 

Agrupación En Clave Roja

www.enclaveroja.org.ar

en la Secretaría de Género y Clase

Fac. de Psicología - UBA

~ Comentar | Referencias (0)


 

Las mujeres del Garrahan

Enlace permanente 6 de Octubre, 2005, 21:19

Autor: Sol, Camila y Silvina de la Agrupación Pan y Rosas

Fuente: La Verdad Obrera 169

Más del 70% de los trabajadores de la salud son mujeres, muchas jefas de hogar, que deben hacer horas extras o trabajar en más de un establecimiento para mantener su familia. No es casual: la salud, igual que la docencia, son ámbitos donde las mujeres han sido mayoría históricamente, debido a un supuesto "rol natural" que las consagraría al cuidado de los demás, especialmente de los niños. Ese supuesto reclama una "vocación de servicio" incondicional (ligada al rol maternal), desconociendo que se trata de un trabajo que, como tal, debe ser remunerado. Esto es explotado por los empresarios, la burocracia sindical, el gobierno y los funcionarios de turno, e incluso por la prensa, para seguir tirando palos contra maestras y enfermeras cuando reclaman.

La salud de las mujeres de la salud

Mercedes, delegada de la Junta Interna de ATE, nos cuenta: "cumplimos guardias de 10 horas. Trabajar en un hospital de niños no es fácil; aparte del trabajo que hacemos, que es muy complejo, una se lleva la carga emocional a su casa, hay muchos compañeros en tratamiento psicológico o psiquiátrico. Sumado a eso, el problema de no llegar a fin de mes y los problemas de cualquier otra mujer."

Los chicos que llegan al Garrahan generalmente tienen problemas graves de salud, que necesitan meses de internación o tratamiento; muchos provienen del interior del país y sus familias -de trabajadores y sectores populares- deben establecerse lejos de sus hogares sin tener qué comer o dónde dormir, siendo el personal del hospital el que les da contención y ayuda.

Además de trabajadoras del hospital, estas mujeres sufren la continuidad de la jornada laboral en sus hogares, donde las esperan el cuidado de su familia y las tareas domésticas. ¡Otras 56 horas semanales de un trabajo que no es reconocido como tal y que, por tanto, no es remunerado!

La mamá y la enfermera

Está claro: son las y los trabajadores del hospital quienes diariamente defienden el derecho a la salud, haciendo de su cuerpo y su vida, incluyendo su salud, el engranaje que sostiene el funcionamiento del hospital.

Será por eso que los agravios de los funcionarios y el gobierno, que buscan deslegitimar esta lucha, no hacen mella entre los familiares de los niños que conocen bien la situación. Una mamá explica: "los padres apoyamos a esta gente. Ellos amanecen acá, comen acá, viven acá con nosotros. El presidente que diga: ¡no están sus nietos, están nuestros hijos!, ¿por qué? porque somos humildes. ¡No, señor! ¡Que les den el aumento y lo que les corresponde!"

Trabajadoras en pie de lucha

A pesar de sus bajísimos salarios, las largas horas de trabajo, la convivencia cotidiana con sufrimientos, enfermedades y muerte, las tareas domésticas que las esperan a la salida del hospital, las trabajadoras del Garrahan están en pie de lucha.

Desde la Agrupación Pan y Rosas nos solidarizamos activamente con ellas y denunciamos que "terrorismo sanitario" es la política del gobierno de Kirchner y su ministro Ginés González García, que mantienen a la salud pública hundida bajo el ahogo presupuestario.

Las mujeres que luchamos por nuestros derechos debemos impulsar la solidaridad activa con estas trabajadoras y desenmascarar a un ministro que demagógicamente habla de despenalizar el aborto, mientras pretende imponer la mano dura contra aquellas enfermeras que, en los hospitales, atienden a quienes llegan con las consecuencias de un aborto clandestino, las que cuidan nuestra salud y, en este hospital pediátrico, salvan a nuestros hijos.

Agrupación Pan y Rosas

panyrosasparatodas@yahoo.com.ar

Facultad de Psicología - UBA

~ Comentar | Referencias (0)


Artículos anteriores en Octubre del 2005


Blog alojado en ZoomBlog.com

 

 

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       


Visita mi página en A 10 años de la gesta popular del 99
Categorías
General [13] Sindicar categoría
Artículos [47] Sindicar categoría
Boletines [28] Sindicar categoría
Comunicados [96] Sindicar categoría
Enfermería [4] Sindicar categoría
Entrevistas [11] Sindicar categoría
Internacionales [19] Sindicar categoría
Noticias [20] Sindicar categoría